No sin mi perro

Hay ciudades en las que no se permite subir perros en el metro. No sé por qué, ya que muchas veces los animales demuestran ser más cívicos que algunas personas. Pero bueno, si vives en una de esas ciudades, siempre puedes camuflar a tu can como si fuese una bolsa de viaje.

Nadie puede negar que esta chica se las sabe todas, ¿eh?

CuDM0D8XEAAWhcI

Anuncios