Como dice san Agustín, lo que el enamorado ama es el amor. Una droga muy bella, desde luego; pero la vida autentica y menuda empieza justamente donde el cuento acaba. Más allá del colorin colorado y las perdices.

9788466319621

Émilie escribió su obra fundamental, el Discurso sobre la felicidad, un bello y sabio texto sobre el amor y el desamor; y sobre la necesidad de mantenerte sereno y centrado en ti mismo para ser feliz. No se sabe muy bien cúando escribió Émilie su Discurso (¿tal vez en 1747?), pero muy poco después de haber demostrado toda esa sensatez y ese equilibrio, la marquesa arrojó todo por la borda enamorándose perdidamente de un imbécil, Saint-Lambert, un poeta mediocre, guapo y veinteañero.

Si no esperas nada, si no deseas nada, si no ambicionas nada, no hay frustración. A la luz de este razonamiento desolador pero sensato, me pregunto si, al descubrir en el siglo XVIII el moderno concepto de la felicidad y de la pasión, los humanos no descubrimos también nuestra mayor desgracia.

Fragmentos del libro Pasiones: Amores y Desamores que han cambiado la historia, de Rosa Montero.

Anuncios