Hay personas que cuando les dices que los animales hablan se echan a reír. Claro está que yo también me río, pero de ellos, de su cerebro de mosquito, que no da para mucho la verdad. Porque está más que demostrado que los animales se hacen entender, no con palabras obviamente, sino a través de sus gestos, aullidos, movimientos de cola…  Y a la vista está ¿no?

 

 

Anuncios